Cristiano Ronaldo, un atleta, un deportista total, rápido, fuerte, potente, técnico… podríamos estar nombrando sus cualidades todo el día, facultades que le han colocado como uno de los mejores futbolistas, y deportistas, de todos los tiempos. “Cris” como el mismo se denomina, es una persona que se caracteriza por su espíritu de superación, simplemente quiere ser el mejor y trabaja como el que más para serlo. Admirable. Es quizás uno de los deportistas más profesionales, más entregados a su trabajo, que hayamos visto. Sus grandes cualidades futbolísticas las potencia con su trabajo, profesionalidad y espíritu de superación, todo ello desde un talento muy poco común en el resto de los mortales. Cristiano hace mejor a los equipos en los que juega con su sola presencia rutilante. Chuta el que más y mejor, corre el que más rápido, llega el primero, salta el que más… y es el que mas talento tiene. Lidera, y los demás le reconocen como tal.

Messi, un tipo aparentemente normal, no es guapo, no es alto, no es fuerte… ni siquiera parecería a priori que es un deportista de élite. Pero Messi tiene un don, tiene un superpoder no oculto, está hecho para pegar patadas a un balón, ¡ y como lo hace! No sabe hacer nada mal con un balón entre las piernas, cualquier cosa que hace es maravillosa y apreciada por los “futboleros”, sean o no de sus colores. Tras ese talento innato hay horas y horas de trabajo, constancia, esfuerzo y sacrificio, para convertir ese don en algo único, en magia estado puro.

Messi es Messi, irrepetible, un talento natural con letras mayúsculas, un líder que hace que los demás le reconozcan como tal con su sola presencia.

Sobre ellos siempre pesará, por haber coincidido en el tiempo, la misma pregunta¿quién es mejor? La respuesta, seguro, será distinta si eres del “Marca” o del “As” o si lo eres del “Mundo deportivo” o del “Sport”, pero siendo objetivos hay que reconocer… que Messi es el mejor. Si… aunque seas del Madrid… aunque no lo reconozcas nunca… en el fondo lo piensas. Por muchos merecidos balones de oro que Cristiano gane, nunca podrá ser Messi. Cristiano es grande, es un líder… pero Messiél es algo más porque hace mejores a sus compañeros.

No es un tema futbolístico, no soy del barca, pero Messi tiene algo que Cristiano nunca tendrá, Messi hace mejor a los que le rodean con su sola presencia. Su liderazgo es iluminador, muestra el camino a sus compañeros que mejoran sus cualidades profesionales como deportistas porque se saben mejores cuando juegan con él, sin estridencias, sin conflictos, de forma natural. El liderazgo de Cristiano se basa más en sus magnificas capacidades y en su tremendo esfuerzo de superación, todo esto hace que sirva de referencia a los otros, que lo vean como un líder, pero como a uno al que, aun admirándolo en muchas ocasiones, es difícil seguir. Su liderazgo se cegador, eclipsa a los que le rodean,  nunca podrás estar demasiado cerca como para aprender de él, porque si te acercas demasiado, te quemas.

¿Y vosotros? ¿A quién buscáis como líderes en vuestras empresas? ¿Buscáis un Messi”, preferís un “Cristiano”? Para ser los mejores necesitamos a los mejores, y los mejores se forjan con líderes sólidos en los que podamos vernos reflejados, aprender y mejorar. Si buscas un excelente profesional en su área, que desarrolle sus tareas como el mejor y haga mejor a la empresa con su trabajo, busca un “Cristiano”;  si buscas un líder que potencie al resto de tus empleados, los desarrolle y los haga mejores, con lo que ello supone para tu organización, no lo dudes, busca un “Messi”.

…Eso sí, si tienes la tremenda suerte de encontrarte con un “Aduriz”, que mejora día a día con su experiencia acumulada, no lo dudes… a por él, su experiencia hará mejores al resto… y lo dice alguien de Bilbao nacido en Donostia, porque ya se sabe que “los de Bilbao podemos elegir en que parte del mundo queremos nacer (Bilbao es muy grande)… pero lo que no podemos elegir es nuestro equipo… Beti Athletic!”

Guillermo Gredilla
Director General de Avanzo